8 pasos para escribir títulos efectivos

Sitio: Autoprestakuntza
Curso: La importancia de los títulos en la Web
Libro: 8 pasos para escribir títulos efectivos
Imprimido por: Guest user
Día: sábado, 25 de mayo de 2024, 23:10

Descripción

2.unitatea Paperetik pantailara

1. Analiza el contenido en profundidad


El título debe ser el último elemento del proceso de redacción. Antes de comenzar a redactarlo, asegúrate de que has comprendido el texto en su totalidad. El análisis también te será útil para identificar el tono del contenido y, de esta manera, elegir un título coherente. Fíjate en la diferencia entre los dos ejemplos:

 (más formal, general)
(más cercano, dirigido a gente joven)

 

Puedes aprovechar esta fase para decidir si vas a insertar intertítulos en el texto: suelen ser de gran ayuda para los lectores, especialmente en los textos largos, ya que les facilitan encontrar la información con más facilidad.

Conviene situar el tema principal del contenido en el primer párrafo. Edita la página para que sea así. Y no olvides comprobar de nuevo los títulos una vez revisado el contenido.

2. Ten en cuenta dónde se mostrará el título

¿Es el título de una noticia o de una página web? ¿Va a aparecer en la página principal? ¿Se va a difundir mediante RSS, a través de dispositivos móviles, o en resultados de búsquedas? Asegúrate de que el título funciona en todos esos.

Por ejemplo, el título siguiente es adecuado para una página web, ya que recoge los elementos más importantes del contenido; es decir, se trata de información sobre una OPE y de cuándo se publicarán los resultados de una de las pruebas:


Pero si resumimos el título para poder visualizarlo en otros dispositivos…


... el lector puede pensar al leerlo que accede a los resultados de esa prueba.

3. Aprovecha el formato del contenido

En algunos casos, el contenido mismo nos indicará las características del título. No debemos dejar pasar esa oportunidad.

Del mismo modo, si un título sugiere un formato particular, comprueba que el texto se inspira en dicho formato. A un título tipo “Diez formas de…” le debe seguir una lista numerada; o en un texto cuyo título comienza por “¿Cómo…?” se debería explicar un procedimiento paso a paso.

 

 

 

4. Enumera cinco o seis palabras clave que debe contener el título

Si has efectuado una búsqueda de palabras clave para tu página, ya sabrás qué palabras elegir. En caso contrario, pregúntate a ti mismo cuáles emplearías en un buscador para encontrar un contenido como el que has escrito.

Si te resulta difícil encontrar las palabras clave, puede que sea porque el texto no es del todo claro. En ese caso, conviene volver a redactar el texto o reestructurarlo.

Intenta extraer alguna idea del primer párrafo del contenido, pero no la repitas literalmente. Cuando leemos, no nos gusta encontrarnos dos veces las mismas expresiones; a los buscadores tampoco les agradan las repeticiones.

Dispón como título provisional una frase con cinco o seis palabras clave; ya adaptarás la longitud del título más tarde. Los nombres reales –de personas, lugares y cosas– son apropiados; las abreviaturas, en cambio, deben evitarse.

Supongamos que hemos elegido estas palabras clave para un texto que vamos a publicar:


Podríamos crear este título provisional con ellas:

5. Compara el borrador del título

Cuando tengas el borrador del título, haz una búsqueda entre algunos textos que traten del mismo tema y compara los resultados:

- ¿Es creíble nuestro título?

- ¿Algún otro sitio ha empleado las mismas palabras?

Analiza los resultados de la búsqueda: ¿Qué palabras clave tienen en común? ¿Hay alguna palabra clave o alguna dimensión del contenido que no aparezca en los mejores resultados? Aprovéchalos.



6. Emplea palabras fuertes, dinámicas, atractivas e interesantes

Ten en cuenta al lector en todo momento y selecciona palabras que pueda comprender fácilmente. De todos modos, no te limites a utilizar palabras demasiado generales. Los títulos indefinidos y generales hacen flaco favor a los lectores, ya que estos se ven obligados a leer el texto para decidir si les interesa el contenido.

Por ejemplo, si escribes una frase completa, un verbo dinámico puede ser muy útil para la efectividad del título.

Un título apropiado debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Activo: las frases activas son más naturales y comprensibles que las pasivas. Las frases activas ponen al actor en primer lugar. Las pasivas, en cambio, resultan más estáticas y abstractas. Emplea el presente, siempre y cuando el pasado no sea obligatorio.

(Voz pasiva)

(Voz activa)


     En los textos con instrucciones, por ejemplo, viene muy bien empezar el título con un verbo imperativo.

  • Fresco: escoge verbos no demasiado utilizados. Busca en el diccionario palabras más cortas e interesantes.

  • Adecuado: asegúrate de que las palabras reflejan el contenido. Recuerda que en la red los títulos se leen a menudo sin ningún contexto que favorezca su comprensión.

7. Sé preciso y breve

Trata de afinar el título para que sea más corto, más preciso y más informativo. Todas y cada una de las palabras deben tener su peso en el título. Intenta formular títulos de entre 4 y 8 palabras. Si no puedes abreviar un título, coloca las dos palabras más importantes al inicio; es decir, en el lugar donde tienen más posibilidad de ser leídas.

A la hora de resumir, elimina todos los adjetivos y demás complementos que puedas. Para sintetizar, debes ser preciso.

Por ejemplo, podríamos adaptar de esta manera el título provisional del punto 4:

Otra forma de evitar un título extremadamente largo, es recurrir a una estructura doble; esto es, un título y un subtítulo.    

8. Edita y comprueba tu título



Cuando hayas conseguido un título completo, consistente y creíble, déjalo de lado por unos minutos. A continuación, analízalo de nuevo mediante estas preguntas:

  • ¿Resume bien el contenido del texto?
  • ¿La voz y el tono son adecuados?
  • ¿Las partes más importantes de la información –el autor o la acción– figuran al inicio?
  • ¿Disponen de una estructura simple y fácilmente comprensible en un primer vistazo?
  • ¿Las palabras ejercen poder de atracción?
  • ¿Existe alguna ambigüedad?
  • ¿Son correctas la puntuación, el estilo y la ortografía de los títulos?

Puede que el título se redirija a un RSS o a algún otro canal de noticias. Asegúrate de que no contiene ningún elemento tipográfico o de otro tipo que pueda impedir la lectura en algún medio.

En resumen

En resumen, lo primero que debemos hacer para componer títulos adecuados es leer y entender bien el contenido del texto. En consecuencia, tal vez tengamos que modificar el texto.

A continuación, debemos resumir la información más relevante en unas pocas palabras. Crear títulos efectivos constituye una habilidad que mejora con el tiempo y la práctica.